el barcelona humillado en roma fuera de las semifinales de la champions - ByMusica

El Barcelona humillado en Roma fuera de las semifinales de la Champions

10-04-2018 (21:40:44) DEPORTES

El equipo azulgrana protagoniza un derrumbe histórico y queda fuera de la Champions

Dzeko, De Rossi y Manolas remontan el 4-1 de la ida en uno de los grandes ridículos de la historia barcelonista

El Barcelona vivió en Roma uno de los mayores ridículos de su historia contemporánea. Tras una actuación surrealista y de equipo pequeño, el conjunto de Valverde permitió que le remontaran el 4-1 de la ida para certificar su increíble eliminación en los cuartos de la Liga de Campeones. Manolas, a diez minutos de la conclusión, confirmó la gran caída azulgrana. [Narración y estadísticas: 3-0]

Dzeko, un tormento para los azulgranas, ya había despertado a los demonios al amanecer ante los petardos y las bengalas del averno. El Barcelona, pésimo, atemorizado, rendido al pelotazo, se tambaleó. Sudó sangré. Vio cómo el equipo italiano rondaba el gol que acababa con todo. Adoró a Ter Stegen por su intervención frente a El Shaarawy. Pero no pudo resistir. Tampoco lo mereció.

Sí, Sergio Busquets jugó con dolor en el pie y con una bota reforzada. Y Sergi Roberto, escoltado otra vez por Semedo, estaba apercibido de sanción. Poco importaba. Valverde, que en la víspera admitió sin complejos estar siempre preparado para la derrota, para la llegada de la guadaña, priorizó la resistencia al gobierno. Mal síntoma. Echó, además, mano de la misma alineación de la ida. Si aquel equipo de doble lateral había goleado a la Roma (4-1) -con dos goles en propia puerta-, ¿por qué tocarlo? El funcionamiento, sin embargo, no fue ni mucho menos el mismo.

Exceso de nerviosismo

Los nervios atenazaban los músculos de los azulgranas. Messi y Suárez se exiliaban ante un centro del campo inexistente. Sin autoridad alguna. Nadie creyó conveniente estorbar a De Rossi, capaz de derrumbar las líneas del Barcelona con un pase desde el centro del campo. Jordi Alba perdió la carrera con Dzeko. Umtiti, en caída libre desde que creyó necesario un aumento urgente de salario, no supo cómo contener al ariete bosnio. Ter Stegen, que no se movió de su posición, sólo esperó a que el Olímpico estallara con el gol inaugural.

Noticias Relacinados

Videos